domingo, 4 de enero de 2015

ROSCÓN DE REYES


Las navidades están llegando a su fin; se acerca la etapa para mi mas mágica, la que me trae mas recuerdos de niñez, y es que recuerdo la ilusión que me hacía la llegada de los reyes magos del lejano oriente. Me ponía súper nerviosa; preparaba el agua para los camellos, la leche y galletas para sus majestades... 

El regalo que recibí con mayor ilusión, uno de los que recuerdo con mas cariño de todos, fue una cocinita que me trajeron. Una preciosidad con luz en el horno, agua en el grifo... no era muy grande, pero a mí me pareció el mayor de los regalos. Me añadieron una lista de compra súper extensa, jijijiji, pollo, patatas, fruta... y un sin fín de miniaturas de plástico. Parece mentira que con "tan poco" se me dibujara una sonrisa taaannn grande. Mi madre muchas veces lo explica cuándo nos reunimos en familia, y el hecho que no olvidaría nunca la carita que puse.

Y es que los reyes para mi eran magia. Y de hecho, aún veo en muchos niños esa inocencia y esa cara de ilusión... mi sobrinilla sin ir mas lejos... esos momentos no se pagan ni con todo el dinero del mundo, :-)


Bueno, y todo esto, nos lleva al dulce tradicional del día de reyes. El magnífico roscón de reyes.
Es un dulce tipo brioche, que se puede rellenar de mazapán, nata, trufa... ó simplemente dejarlo así tal cual. Es un bocado esponjoso y delicioso. En su interior se esconde un muñequito pequeño en forma de rey; al que le toque se lleva la corona real, jejjeje; y una haba.... y a quién le toque el haba.... paga el tortell, jajajja... Es una tradición muy chula que a mí particularmente me encanta. Si añadimos lo bueno que está, ¿quién se puede resistir?...

La receta que yo utilizo es la que realicé hace cosa de tres años mas o menos, con Iban Yarza. Antes había probado otras recetas de libros, y algunas que había visto navegando por la red, pero... desde que probé esta, os aseguro que ¡no la cambio por nada!... por lo menos hasta que encuentre una mejor, cosa difícil. Sencillamente, ¡me encanta!


Con alguna pequeñísima modificación (una de ellas también la aprendí en uno de sus cursos de pan); esta receta es para triunfar ¡sí ó sí!, vamos, salvo que a alguien no le guste este tradicional dulce, acertaréis ¡seguro!.

Vamos con ella...

Notas: 
-La cantidad que he utilizado es el doble de la receta original; da para un roscón ¡bien hermoso! (cómo el de la foto), ó para dos normales, que podéis hacer con distintos rellenos... ;-), aunque siempre podéis hacer la mitad de los ingredientes 
-Yo he utilizado la panificadora para mezclar y un primer amasado. Pero la podéis hacer a mano sin problema, simplemente haciendo un volcán con la harina y la sal, e introduciendo poco a poco el resto de ingredientes. Por último, siempre incorporaremos la mantequilla.
También, evidentemente, podéis utilizar una amasadora, ó cualquier robot que os sirva para mezclar y "amasar".

INGREDIENTES

Prefermento:

- 180gr. de harina de fuerza
- 100gr. de leche entera
- 4gr. de levadura fresca

Infusión:

- 120gr. de agua
- 120gr. de leche 
- 1 rama de canela
- piel de limón y naranja

Masa:

- 6 cp de ron
- 4 cp de agua de azahar
- 140gr. de infusión
- 530gr. de harina fuerza
- 125gr. de sémola de trigo*
- 150gr. de azúcar (si no lo vais a rellenar, podéis echar algo mas ya que no queda muy muy dulce).
- 25gr. de levadura fresca de panadero
- 4 huevos a temperatura ambiente
- 120gr. de mantequilla en punto pomada
- ralladura de un limón
- una pizca de sal

* La sémola de trigo es totalmente opcional, de hecho la receta no la lleva, pero desde que me dieron el truco de cambiar una parte de harina, por sémola de trigo para que quedará mas esponjoso, y lo probé... lo hago casi siempre, por no decir siempre. Esta mezcla va genial. No obstante, se puede hacer totalmente con harina. Os va a quedar para chuparse los dedos seguro.

Para decorar:

- fruta escarchada
- azúcar 
- almendra laminada 
- haba, figurita del rey y corona
- huevo batido para pincelar


PREPARACIÓN

Primero haremos el prefermento; el cual haremos unas tres horas antes ó bien la noche anterior. Si se opta por la segunda opción, dejar en la nevera, y una hora antes comenzar con la receta, sacarla a temperatura ambiente.
Para hacerlo, simplemente mezclar bien los ingredientes un bowl y listos.

Ahora haremos la infusión. Poner la leche al fuego y añadir piel de naranja y de limón, y una rama de canela partida. A la que rompa el hervor, retirar del fuego, tapar, y dejar infusionar.

En mi caso, en la panificadora (programa 7, dura 15min.), añadir la harina junto con la sémola de trigo, la pizca de sal, el fermento. Mezclar un minutito, parar la máquina e incorporar todo el resto de ingredientes; todo, excepto la mantequilla, (que será la último); es decir, la levadura desmenuzada, la ralladura de limón, los huevos, el azúcar y el líquido (140gr. de infusión + 4cp de agua de azahar + 6cp de ron).


Volveremos a encender nuestro robot y mezclaremos bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. 

Una vez lo tengamos, paramos de nuevo e incorporamos la mantequilla a dados. Volver a encender, y mezclar hasta conseguir una masa lisa y brillante, ligeramente pegajosa.

Volcar nuestra masa en un bol, tapar y dejar levar, hasta doblar aproximadamente su volumen.


Una vez lo tengamos, volcar la masa en nuestra masa de trabajo y "desgasificar", amasar para quitarle las burbujas de aire de su interior. Tapar y dejar fermentar 10 minutitos.

Pasado el tiempo, podemos formar. Para ello yo tengo una manera algo peculiar, (que le hago soy rara, jijiji), pero me va genial.

Yo le hago un agujero en el centro, lo cojo con ambas manos, y lo voy girando cómo si se tratase de una correa... lo dejo sobre un papel sulfurizado en una bandeja de horno. Veréis que la masa se "contrae"... aquí es dónde yo le pongo un pequeño cuenco, vaya uno de sopa, lo unto de aceite de oliva, y lo dejo en el centro.


Introducir la figurita del rey y el haba por debajo, tapar y dejo levar de nuevo. Ojo no se nos pase la fermentación, además en el horno crecerá todavía un poco mas.

Mientras, encenderemos el horno a 200-220ºC

Una vez haya levado nuestro rosco, retiraremos el bol y pincelaremos con huevo batido muy bien por encima, por dentro y por fuera. Decoraremos con nuestra fruta escarchada al gusto. almendra laminada y le pondremos montoncitos de azúcar ligeramente húmeda (también se puede poner azúcar directamente).

Introducir al horno, unos 18-20 minutos. Ir controlando.

Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Ya lo tendremos listo para poder disfrutar de un esponjoso bocado; tal cual, o con nuestro relleno preferido.


Y que no os toque el haba.... jejeje


A grandes y pequeños... que tengáis un dulce y feliz ¡dia de reyes! ;-)



2 comentarios: