domingo, 8 de diciembre de 2013

PAVLOVA DE NATA Y FRUTOS ROJOS



Hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer esta receta, pero la verdad me daba un poco de miedo por lo frágil que parece, buf... ¡pero me llamaba tanto la atención!... la verdad es que es una tarta súper bonita, tiene una apariencia, diria hasta elegante... vamos que para estas fechas es un postre ideal con el que terminar una agradable velada; y también es ligera, ideal antes de atacar a los turrones y los polvorones, jejeje. Eso sí, calórica un rato, jajajaja.


Se denomina "Pavlova" en honor a la bailarina de ballet "Anna Pávlova". Es un postre crujiente por fuera, y cremoso por dentro.

En este caso lo he hecho de nata y frutos rojos, pero puede hacerse de chocolate, chantilly, mousse..., incluso rellenar de varias frutas diferentes.
También se puede presentar de otras maneras, y las bases no tienen que ser lisas, al revés, contra más "irregular" más bonita; y no hace falta hacerla a capas, pero a mi personalmente me encanta esta presentación; incluso en formato individual "mini pavlovas".
Sea cómo sea, os animo a hacerla, es una delicia y nada difícil, ¡vamos!, que ahora que le he perdido el miedo no tardaré en hacerla de nuevo.


El único fallo, es que no me quedó lo blanca que debería haber sido, quedó de un color tostado muy muyyy clarito, así que ¡nada!la excusa perfecta para hacerla de nuevo. jejeje. Además que para estas navidades es un lujazo de postre.

INGREDIENTES

- 6 claras de huevo
- 250gr. de azúcar glass
- 1cs rasa de harina de maiz
- 1 cp de vainilla (en pasta ó esencia)
- 2 cp de vinagre blanco
- 1/2 cc crémor tártaro (opcional)

Relleno

- 500gr. de nata 35% MG
- Azúcar al gusto
- Frutos rojos


*cs - cucharada sopera
*cp - cucharada de postre
*cc - cucharada de café

PREPARACIÓN

Primero haremos nuestras plantillas. Yo cogí un plato de 20cm. de diámetro y lo marqué con un rotulador comestible sobre papel de hornear. (Podéis utilizar la plantilla que mejor os vaya)

Ahora prepararemos las bases de merengue.

Tamizar el azúcar junto con la harina de maiz. Reservar.

Comenzar a montar las claras con un pellizquito de sal y el crémor tártaro (opcional). Cuándo haya espumado un poco añadir la mitad del azúcar con la harina, batir unos minutos, y sin dejar de batir añadir la otra mitad.
Añadir las cucharadas de vinagre (no le dará sabor, solamente es para que quede un merengue mas blanco).Seguir batiendo hasta conseguir un merengue brillante y bien firme.

Precalentar el horno a 120ºC

Una vez tengamos nuestro merengue, lo volcaremos sobre nuestra plantilla. Realizaremos unos círculos sin pasarnos de la marca y hornearemos, 20 minutos a 120ºC y bajaremos la temperatura hasta 100ºC, dejaremos cocer aproximadamente 1 hora, calor de arriba y abajo sin aire. Pero como siempre digo, cada horno es distinto, así que ir controlando.


Cómo he comentado antes, me quedó con un color tostado muy clarito, un fallo técnico de horno, ¡vamos! que no se puede estar haciendo diez cosas a la vez, jeje. El sabor no lo alteró para nada.

Una vez acabado el horneado, dejar enfriiar dentro del horno unos 20 minutos y terminar fuera sobre el mismo papel de horno.


Ahora prepararemos el relleno.

Para eso, simplemente montar la nata que tendremos bien bien fría (yo la meto un ratito antes en el congelador y el bol en la nevera), y comenzar a montar. Cuándo la nata comience a hacer dibujo, ir añadiendo el azúcar a gusto. Yo le puse 4 cucharadas soperas (cs).

Una vez tengamos nuestras bases frías; despegar del papel de horno con mucho cuidado e ir montando las capas, rellenando de nata, frutos rojos.
Así haremos lo mismo con la siguiente capa y también con la última. Que dejaremos con una generosa capa de nata y frutos roja.

¡Listo!, ¿fácil verdad?. Probarla porque es éxito asegurado.


¡ Ser felices! ;-)

1 comentario:

  1. Un delicioso postre y todo un éxito entre mayores y pequeños !!

    ResponderEliminar