jueves, 26 de diciembre de 2013

CREMA DE CALABAZA CON SAQUITOS CRUJIENTES DE SOBRASADA Y QUESO


Esta crema la he hecho muchas veces, a veces la crema sola, y otras acompañada de algún que otro ingrediente; y la verdad es que la calabaza es súper versátil. Me encanta, te permite tanto hacer recetas dulces cómo saladas, y difícilmente no aciertas con ellas.

En este caso he vuelto ha repetir una crema que en esta época se agradece tanto, acompañada de un saquito crujiente de sobrasada y queso. El resultado... ¡nos ha encantado!. El dulce de la calabaza junto al sabor intenso de la sobrasada y el queso combinan de maravilla; si a eso le añadimos una textura crujiente, tenemos un plato de lo mas "festivo".


El caso, es que si hago memoria, creo haber comido algo parecido en algún restaurante, pero no recuerdo muy bien dónde, claro que no sería raro, si veo en una carta algo hecho con calabaza, tiene todos los números para que sea lo que pida, jejeje.

Vamos con la receta, que dicho sea de paso, es súuuuuper fácil.


INGREDIENTES

- 800gr. de calabaza (peso neto), mi calabaza era de 1k,300gr. aprox.
- 1 cebolla
- 1 puerro
- 1l. de caldo de verdura
- 4 hojas de pasta brick
- un poco de aceite para pintar
- Sobrasada
- Queso (que más os guste)
- Sal y pimienta

Así lo he hecho yo...

PREPARACIÓN

Comenzaremos pelando la calabaza a tacos

La pondremos en un bol apto para microondas y taparemos con film. Pondremos en el microondas a potencia media (mi micro 650w) durante unos 5 minutos. No buscamos que se quede tierna del todo, solamente que quede cómo si fuera "al dente", de ésta manera nos facilitamos la tarea de quitarle la piel y reduciremos el tiempo de cocción. Hay muchas maneras de hacer la calabaza, ésta es rápida y limpia.

Una vez la tengamos, con mucho cuidado y ayudándonos de un paño para no quemarnos, retiramos el plástico film y dejamos enfriar lo justo para poder manipularlo y retirarle la piel. No nos costará nada, veréis.

Reservamos.

Mientras picaremos la cebolla y el puerro y pondremos en una olla con aceite a pochar.

Cuándo esté  bien pochada, añadiremos la calabaza, removeremos y cubriremos con el caldo de verdura que previamente habremos calentado.
Dejar que se haga a fuego lento, hasta que pinchemos la calabaza y esté tierna. Si hiciera falta añadir agua.

Cuándo la tengamos al punto deseado, trituraremos muy bien. Salpimentar al gusto.
Se podría añadir un chorrito de nata para cocinar si se desea suavizarla, yo en éste caso no lo hice.

Una vez tenemos la crema, precalentaremos el horno a 180ºC, en posición arriba y abajo. Y prepararemos nuestros saquitos.

Si no habéis utilizado nunca este tipo de masa, solamente deciros que al igual que la "filo", tiende a secarse con mucha facilidad, por lo que la sacaremos de la nevera justo cuándo la vayamos a utilizar.

La sacamos y dejamos fuera de la nevera unos 5 minutitos para que pierda el frío de la nevera y nos sea más fácil manejarla, SIEMPRE TAPADA.

Cogemos una hoja y la pincelamos con un poquito de aceite de oliva, ponemos en el medio la sobrasada y el queso elegido y cerramos cómo si fuese un saquito y cerrar. Yo suelo utilizar cebollino, luego se lo dejo puesto y queda muy chulo, pero en éste caso no tenía, así que utilicé un trocito de cuerda especial para cocina.

Poner en la bandeja un papel sulfurizado, ya que la sobrasada soltará grasa; e introducir los saquitos. ¿cuánto tiempo?, os aconsejo que no os vayáis a hacer otras cosas, simplemente hasta que coja color, señal que estarán crujientes.

Ahora simplemente quedará montar el plato.

El saquito en medio, y la crema alrededor. Decorar con un poquito de aceite de oliva, ó cebollino picadito si tenéis,... y ¡listo!


Lo último que sí os diré, es que el plato lo montéis justo cuándo lo vayáis a servir, para evitar que el crujiente se reblandezca.

Ahora sí, que sí... ¡a disfrutar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada